Los libros de mi vida

Hola, ¿Cómo están? 

Hoy me desperté con ganas de contarles que me he hecho un tatuaje que representa la importancia de los libros y de la lectura en mi vida. 


Siempre he sido lectora, pero de los tres últimos años para acá, las historias se volvieron muy importantes en mi vida, me ayudaron en una etapa muy dura de mi vida y siento que gracias a ellos pude refugiarme y superar todo lo que me ha tocado vivir, por eso quise tener el recordatorio en mi cuerpo de que siempre se puede seguir adelante y que las historias siempre van a estar allí cuando todo falle. 

Esto me trajo el pensamiento de contarles cuáles son los libros que han marcado mi vida, y les traigo un resumen de los que siento que fueron más importantes en algún momento:

El primer libro que recuerdo haber leído: El principito de Antoine de Saint-Exupéry

La realidad es que no estoy muy segura de que este haya sido el primero, pero en mi vago recuerdo me parece que sí, fue una de las primeras lecturas obligatorias de mi colegio, fue en primaria y la verdad no recuerdo haberlo disfrutado tanto. El hecho de que haya sido obligatorio me alejó muchísimo de la historia y no fue sino hasta este año que decidí volver a leerlo y me gustó, no tanto como a otras personas les ha marcado, pero me agradó que sea un libro tan reflexivo. 

Primer libro que leí por placer: Harry Potter y la piedra filosofal de J.K. Rowling

Este fue el primer libro que leí por que quise, la verdad es que tenía unos 11 o 12 años y no era una niña que leyera particularmente, de hecho batallaba bastante con las lecturas obligatorias del colegio, así que cuando terminé este libro por gusto me sentí bastante orgullosa, leí los siguientes dos libros del tirón porque ya habían salido, y luego esperaba por el siguiente.

Lamentablemente, tengo que confesarles que me quedé en el quinto libro, nunca leí los otros dos, pero en mi defensa, tuve toda la intención y, aunque les parezca increíble, no vi las películas hasta este 2020, cuando ya me rendí por todos los spoilers que me comí durante estos años, aun así, espero algún día terminar de leer la saga completa, a pesar de las polémicas de la autora.

El amor de mi adolescencia: Crepúsculo de Stephanie Meyer

Entre los libros de Harry Potter y la saga de mi adolescencia, me enganché con algunos thrillers de John Katzenbach y un par de Dan Brown, que en aquella época eran lo mejor, también leí a trilogía de la Ciudad de las bestias de Isabel Allende y muchos de Paulo Coelho que estaba de moda, pero el libro de mi adolescencia fue en verdad Crepúsculo, y debo confesar que yo empecé a leerlos después de que vi la primera película en el cine, me encantó todo lo que vi, así que decidí comprarme los libros para descubrir qué pasaba en realidad y debo decir que esta saga me impulsó a querer seguir leyendo historias todo el tiempo. Edward fue mi primer novio literario y después de Crepúsculo, leí por ejemplo la saga de Hush Hush.

Libro de mi juventud: Cincuenta sombras de Grey de E.L James

Estos son libros que no me avergüenza decir que me gustaron cuando salieron, que los disfruté mucho, y que hicieron que me enganchara todavía más a la lectura. Estaba de nuevo en una época en la que no leía nada, hasta que una amiga me dijo "oye, ¿ya leíste esto? Todo el mundo está hablando de este libro" y yo -inocente de mí- me descargué el libro en pdf y empecé a leerlo. 

Cuando llegué a la parte en que nos muestran de qué iba el libro, debo confesar que lo rechacé inmediatamente, no quería seguir leyendo eso, pero el hype era tan grande que pudo conmigo y meses después lo volví a tomar donde lo dejé y fue un no parar. 

Cuando salieron las películas las odié mucho, pero aún así las vi todas por pura nostalgia. Después quería seguir leyendo historias así, y cayó la saga de Pídeme lo que quieras de Megan Maxwell, que es mega fuerte, pero los personajes me gustaban tanto que también seguir adelante con todos los libros y no me arrepiento, con lo que después seguí leyendo a esta autora y ahora es una de mis favoritas y a la que acudir cuando quiero leer algo ligero, que me enganche y que me haga reír.

Libro de mi yo adulta: Yo antes de ti de Jojo Moyes

Una vez superada la etapa de la novela erótica, una vez más me encontraba en la época de no leer nada, hasta que la misma amiga que me dijo recomendó 50 sombras, me dijo "oye, ¿viste este libro?" y empecé a leerlo a ciegas, solo por la portada, y OMG el amor por los libros volvió con más fuerza. Lo amé, lo sufrí, me reí, lloré aunque fue perfecto. En fin, una maravilla y la película también, aunque deja fuera muchas cosas hermosas, como siempre, el libro es mejor.

Libro de mi amor al romance: A tres metros sobre el cielo de Federico Moccia

Vamos a ver, ya en esta etapa lectora no se encontraban muchos libros en las librerías de Venezuela, y este libro estaba en todas partes, junto con "Bajo la misma estrella", que no me apetecía leer porque ya había visto la película y no estaba en el mood de seguir en la depresión. Me puse a buscar reseñas de este libro y encontré cosas muy buenas y muy malas, pero me ganó la curiosidad y lo leí. 

El estilo de Moccia me pareció muy diferente al de todo lo que había leído, así que me enganché y leí la historia que terminó renovando mi amor por la romántica. Después leí sus continuaciones "Tengo ganas de ti" y "Tres veces tú", aunque estas sí me parecieron malísimas, sobre todo el último que es un monólogo del ego del protagonista masculino, en fin, no puedo negar que fue un libro importante en mi vida lectora.

Libro especial: Hopeless de Colleen Hoover

Fue el primer libro que leí de la que ahora se ha convertido en mi autora favorita, pero no solo es especial por eso, sino porque algo que tiene la lectura es que te traslada a momentos, y recuerdo perfecto que algunos capítulos de este libro los leí y me los leyó alguien que fue muy especial en mi vida y recuerdo que para mi ese rato fue perfecto, fue como vivir mi propia escena de libro de romance y siempre lo voy a recordar, aunque seguramente este fue un momento cualquiera para este chico -la verdad sea dicha- es uno de mis recuerdos favoritos de esa relación.

Después de este libro empecé a leer en inglés porque el segundo libro "Losing Hope", que en realidad es el POV del protagonista masculino, solo estaba disponible en ese idioma y yo necesitaba leerlo, así fue como me di cuenta de que era capaz de leer en inglés, disfrutar y sentir lo mismo que cuando leo en español.

Libro favorito de la vida: It ends with us de Colleen Hoover

Por supuesto que mi libro favorito tenía que se de mi autora favorita, y es que fue uno de los libros que más sensaciones maravillosas me ha dejado, todas mezcladas, y es que cuando cierras este libro tienes que tomarte un momento, sientes de todo, pero sobre todo, te deja una sensación muy bonita, como de haber crecido y aprendido. Lástima que no puedo decirles más, tienen que leerlo para descubrirlo poco a poco. 

Este libro lo elegí por el título, la portada y porque me apetecía leer más de Colleen, también estaba en un momento muy malo de mi vida en el que ya se venía venir un final en la vida real y siento que este libro realmente me ayudó a afrontarlo y poner las cosas en perspectiva. No fue un libro perfecto por el final, que aunque está bien, siento que pudo haber sido mucho mejor, pero es un tesoro de libro.

Libro trascendental: La probabilidad del unicornio de Elena Castillo Castro

Esta se convirtió en una historia muy importante en mi vida, está lleno de frases bonitas y reflexiones, y más que la mejor historia del mundo, fue la historia que necesitaba en el momento exacto. 

Era la historia que estaba leyendo cuando en mi vida se acabó una etapa muy importante y sumergirme en sus páginas me hizo feliz por esos instantes, encontré refugio junto con sus personajes y me trasladé a aquel pueblito perdido de Estados Unidos, que era justo donde necesitaba estar, de la mano de Vera y Ben. Esta es la historia que me ayudó a superar la tristeza del momento y por eso lo considero un libro trascendental en mi vida, aunque haya sido de lo más inesperado.

Libro de inicio de etapa: El día que dejó de nevar en Alaska de Alice Kellen

Este fue el libro con el que descubrí la pluma de Alice Kellen, y no solo eso, fue uno de los primeros libros que leí cuando me mudé de país, y se convirtió también en uno de esos libros que brindan refugio cuando aún estás inestable y el futuro parece incierto, recuerdo perfecto la sensación acogedora de meterme en sus páginas y viajar a Alaska, mientras disfrutaba de la historia de Heather, que también se estaba mudando de país (o de ciudad, no lo recuerdo) y Nilak, y con ellos me dio llegó también la ilusión de una nueva vida y una nueva oportunidad. Así de profundo como suena.

Después ni que decir de los otros libros que he leído de Alice, la bilogía Deja que ocurra es una de las cosas más maravillosas que he leído, al igual que Nosotros en la luna y Las alas de Sophie, historias maravillosas.

Libro de logros alcanzados: Orgullo y prejuicio de Jane Austin

Dejando de lado la intensidad de las últimas lecturas Orgullo y prejuicio lo leí en una etapa más estable, con más logros alcanzados y me enseñó que puedo leer clásicos, que no siempre son aquellas lecturas pesadas que no entendemos, de hecho, me sorprendía a mí misma esperando llegar del trabajo para volver a encontrarme con Darcy y Lizzy, y aunque no he leído muchos más clásicos, sé que este libro encendió mi curiosidad por leer más de la autora y más historias clásicas de su época.

Estoy segura que pronto encontraré más lecturas que marquen mi vida, ya les contaré.

¿Cuál crees que es el libro más importante de tu vida?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Reseña de la trilogía "Culpables" por Mercedes Ron

Reseña de la serie Maybe de Collen Hoover

After: libro vs. película