Problemas de lectores

Este post va sobre leer, leer y leer, pues es precisamente lo que he hecho durante todo este año… He leído nada menos que 25 libros y es apenas el comienzo. Si alguien me hubiera dicho el año pasado que se podía leer más de un libro por mes le hubiera dicho que estaba loco.


lectores


Anteriormente solo leía quizás tres o máximo cinco libros por año, quizás alguno desde la compu o incluso, si se ponía muy interesante, desde el celular, pero ¿Qué me pasó? ¿Por qué voy por ahora terminando mi onceavo libro del año? No estoy intentando ser culta de forma tardía, sino que en Navidad me regalaron el Kindle Papewhite ¡best gift ever! No les voy a hacer un review de esta maravilla, milagro, magia, fenómeno, majestuosidad de la tecnología, pero sí les voy a contar los problemas que me he encontrado ahora que estoy leyendo más que nunca y que antes no notaba ¡Problemas de ser un lector “voraz”!

No tener con quién comentar
A diferencia de encontrar a alguien que vea la misma serie que tú en Netflix, encontrar a alguien que lea es bastante más difícil, y a alguien que haya leído los mismos libros que tú o que tenga gustos parecidos al leer es encontrar una aguja en un pajar ¡Qué difícil es comentar un libro con alguien que no le guste tanto leer y lograr que demuestre interés!
Es terrible estar leyendo un capítulo que en verdad te emocione y no poder decirle a nadie “¡¿Viste cómo terminó el libro ‘Sigo siendo yo´? ¡Me hubiera gustado que la autora hubiera descrito un poco más cómo siguieron la relación Sam y Louisa!” Pero no puedes…
Afortunadamente, existen páginas como Goodreads, en donde puedes compartir opiniones de libros con otros, o solo leerlas para tranquilizar un poco la ansiedad por saber si alguien más pensó igual que tú.
Asimismo, están los booktubers, los youtubers que se dedican a dar reseñas de libros en YouTube, hay muchísimos, y seguro que alguno ya habrá comentado todo lo que tú pensabas de ese libro que acabas de terminar.

No saber qué libro leer
Cuando lees tienes que dedicarte a investigar mínimo de qué trata el libro y si eres muy apasionado también los reviews, ya que en cierto modo es una inversión, nadie quiere gastar dinero en algo que no le gusta. En cuanto a la decisión o indecisión de qué es lo próximo que puedes leer, pueden ocurrir dos cosas:

1. No tienes idea de qué leer ahora que has terminado un libro muy bueno. En este caso puedes acudir a páginas como Goodreads o parecidas, calificas algunos libros que ya hayas leído, y te dará montones de recomendaciones. Cuidado que luego pasas al segundo problema. ↙

2. Tienes montones de opciones para seguir leyendo y no sabes por donde comenzar, así que en algunos casos terminas leyendo muchos libros a la vez y en cualquier orden. En este caso solo te puedo recomendar que organices una lista de qué vas a leer los próximos meses empezando por sagas que tenías pendientes por terminar, o si eres muy organizad@ lee todas las obras de un autor que te guste primero, para luego pasar al siguiente.

elegir libro


Tener que salir de tu casa
No lo digo porque los lectores seamos ermitaños, sino porque a veces tenemos que hacer diligencias en las que no caben los libros, sabemos que no tendremos oportunidad para leer y tenemos que tomar la difícil decisión de dejarlo en la casa. Al final resulta que cambias de planes, tienes que ir a mil sitios donde te hacen esperar sin nada que leer y en el peor de los casos no puedes regresar a tu casa ese día.
Admítelo, en algún momento de ese día piensas en el libro que dejaste en casa y en cómo continuará la historia que dejaste incompleta.



Socialización 0
¡Cuidado! No estoy diciendo que los lectores seamos seres asociales, simplemente que cuando estamos leyendo, estamos leyendo. Te pueden hablar mientras lees, pero es inútil. Cuando terminas de leer sabes perfecto que alguien te habló, tienes la sensación de que quizás te dijo algo importante durante ese tiempo, pero no tienes idea de qué.
Por otro lado, cuando logras cerrar el libro, tienes muchos mensajes de WhatsApp sin leer, posiblemente llamadas perdidas, y no sabes cómo excusarte “eh… estaba ocupad@” (???)

Hablar o pensar en “españoleto” un buen rato
Si eres de Latinoamérica y te gusta leer en español, te habrá tocado leer algunas traducciones que disfrutas, son de muchísima calidad, pero están traducidas por españoles. Hay partes en que es bastante notorio y en tu mente terminas leyendo con el acento y todo “joder, ostia tío, gilipollas, guapo, vosotros sois…” Y tienes que resistir la tentación de no hablar así cuando ya has dejado a un lado el libro, para no parecer un verdadero gilipollas, aunque todavía no sepas la definición de esa palabrita.

Salirte por horas de la realidad
¡Y después tener que regresar y darte cuenta de que han pasado nada menos que 3 horas! Cuando solo ibas a leer un capítulo más… Luego uno más no hace daño, no creo que me tarde mucho en el otro, este sí es el último… Es maravillo sentirte en un mundo paralelo, pero cuando te pegas más de ese tiempo se siente hasta raro dejarlo y dedicarte a hacer lo que realmente deberías estar haciendo, además te sientes culpable por haber dejado algo importante para después.


Estas son las cosas que me han pasado a mí, si te gusta leer dime qué otro problema has tenido y cuéntame cuál es tu libro favorito, así posiblemente tengamos con quien comentar. 😊

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Reseña de la trilogía "Culpables" por Mercedes Ron

Reseña de la serie Maybe de Collen Hoover

After: libro vs. película